LA NOVELA COLECTIVA DE LA GUERRA CIVIL

CRÍTICA DE FÉLIX ROMEO EN EL SUPLEMENTO ARTES y LETRAS DEL HERALDO



VIDAS Y DESTINOS


Escribió Italo Calvino, y lo recoge Ignacio Martínez de Pisón en el prólogo a "Partes de guerra" que la narrativa surgida de la guerra partisana italiana de 1943 a 1945 podia ser leída como un macrotexto unitario: un libro de mil padres, capaz de hablar en nombre de todos los que habían participado en la lucha. De la misma manera, los relatos sobre la guerra civil española pueden componer una "novela" que hable en nombre de todos los que participaron

Y esa "novela" quiere ser ‘Partes de guerra’, una antología de cuentos sobre la guerra civil, publicados durante la contienda(como los dc Manuel Chaves Nogales y el de Ramón ]. Sender), en la posguerra franquista (como los de Jesús Fernández Santos y el de Miguel Delibes), en el exilio (como los de Max Aub o el de Francisco Ayala), o ya en la democracia (como los de Andrés Trapiello o Bernardo Atxaga).

Ignacio Martínez de Pisón (Zaragoza, 1960), cuyos dos libros anteriores estaban directamente ligados a la guerra civil, tanto su quest sobre José Robles, ‘Enterrara los muertos’ (Seix Barral),como su novela ‘Dientes de leche’ (Seix Barral), sobre un voluntario fascista italiano y su familia, ha leído toda la narrativa breve sobre el conflicto y ha seleccionado 35 cuentos de 31 autores, ‘Partes de guerra’ sigue el orden cronológico de la guerra: empieza con la sublevación militar de julio del 36, y las primeras detenciones, refleja da en "La lengua de las mariposas" de Manuel Rivas, y avanza durante la lucha, Sevilla, Teruel, Guadalajara, Barcelona., hasta la entrada en Madrid de los franquistas y la derrota de los leales, que marcharon al exilio o fueron encarcelados, como relata Jorge Campos en ‘Campo de los almendros’, que cierra el libro.

Partes de guerra’, como no podría ser de otra manera, esta cruzado de principle a final por la violencia, la muerte, el hambre, la pérdida, el miedo, el dolor... sentimientos que conmueven todavía mas porque los protagonistas de los relatos, como lo fueron también de la guerra, son muy jóvenes. Es un niño quien organiza el saqueo de la vivienda de los Madrazo en Madrid, como cuenta Andres Trapiello en "La seda rota", Son jovencísimos los protagonistas, cada uno de un bando, que coinciden en una laguna una noche calurosa, en el relato de Luis López Anglada, ‘La charca'."En julio del 36", el relato de Ramiro Pinllla, se cuenta como se debate en una casa rural vasca la incorporación al frente de un muchacho que no distingue la guerra de una caceria de pájaros. Y son niños los personajes de "Las minas de Teruel’, el relato de Pere Calders, donde se cuenta el recorrido por los tuneles de la ciudad buscando un conejo con el que acallar hambre y frío.

Son niños quienes luchan y quienes desertan y también quienes se esconden de los bombardeos, quienes huyen, quienes abandonan sus casas, quienes tiran piedras a sus maestros, quienes contemplan asombrados los hechos... Quizá por esa juventud tan presente, y pese a estar teñido por la desolación, ‘Partes de guerra’ emparenta mejor con la tradición picaresca que con la épica.

Los "macarronis" enemigos del "tanque de Iturri", dc Lino Novás Calvo, los guerreros marroquíes de ‘La gesta de los caballistas’, de Chaves Nogales, los rusos do "Donde se trazan las parejas do José Requinto y Nicolés Nicolavich con la Sagrario y la Pepa" el relato de Francisco García Pavon y el menos violento de todo el libro, la fotógrafa alemana Gerda Taro, protagonista de ‘Ruinas, el trayecto, de ]uan Eduardo Zúñiga, el soldado alemán de "Patio de armas", de Ignacio Aldecoa". son algunos de los muchos extranjeros dc ‘Partes de guerra’ y que muestran una guerra exótica, en la que además de un violento conflicto civil se produce un choque entre un país aislado y el mismo país convertido en el centro del mundo.

En Partes du guerra esté la guerra “aburrida” del Frente de Aragón, como en ‘El tajo’, de Francisco Ayala, que trae a la memoria los recuerdos de George Orwell en un lugar muy parecido,y esté lea guerra "breve", como la de Cádiz, donde transcurre el relato dc Fernando Quiñones,‘El final’, y están la guerra de todos los lugares y la guerra cotidiana y la larga guerra...

Dc la misma manera que John Dos Passos creó en "Manhattan Transfer" la novela de Nueva York a través de distintos personajes,que operan por contigüidad, Ignacio Martínez de Pisón ha compuesto en ‘Partes dc guerra’ una estupenda novela sobre la guerra civil con relatos de una treintena de escritores que dicen mucho más juntos que por separado. Un libro imprescindible para ahondar en el conocimiento de una guerra que sigue muy presente en nuestras vidas.

FÉLIX ROMEO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada